25 °C
Cielos despejados

OPINION / Columna del Invertebrado

La muerte en vivo

La muerte en vivo

Tanto vemos la muerte que preferimos cambiar de canal, aunque nuestra vida solo tenga uno.

Por Dionisio Salas Astorga (*)

Se puede seguir en vivo a los muertos. La tele los mantiene recientes, los noticieros no les permiten desaparecer días o semanas. Depende. La vida no vale nada, pero la muerte puede que sí.

Los cuelgan en la cruz de la pantalla a esos muertos, no para verlos ni para escucharlos balbucear sus últimas palabras, no por consuelo o para correr a rescatarlos del baldío o la corona de espinas del río donde se diluyen sus huesos: los sirven en la pantalla para consumir. Zoom al vestidito, zoom a los ojos del muerto, paisaje patagónico, primer plano con lágrimas de una posible hermana.

A diario engullimos ciudades inundadas por terremotos, aviones que sepultan turistas en una selva, bombas en escuelas islámicas, más cuerpos agarrando pulseritas que florecen en los tachos de basura.

Millones de hormigas humanas arriando agua del color de la tierra; familias flotando en la costa de Grecia. Negros detrás de un cerco de dientes blancos, negros con costillas de alambres de púas que serán devueltos a África y los alambres de púa oxidados de sus calles.

Para poder vivir necesitamos la muerte; para resignarnos a nuestra pantomima democrática, nos vienen bien esos millones de sombras que no tienen país en este planeta. Ese naufragio nos salva.

Y gracias a que el mundo en todas partes chapotea en la mierda, nuestra vida se eleva al cielo raso. Creemos que estamos vivos. Decimos «esperanza», decimos «cambiá el canal», decimos «votá».

Seguimos moviéndonos sobre el tablero invisible donde no somos las piezas, ni las manos que las mueven, solo ojos que miran el juego repetido que no entendemos quién ganará.

(*) Docente, editor y periodista, ha publicado Últimas oraciones (2013), Para salir a matar (2015) y Experiencia de la fatalidad (2017), entre otros.


Comparti esta nota

Comparti esta nota


Todos Los Derechos Reservados © 2022 GrupoPost.com